RectoríaActividades y eventos ► La Tríada: rectores analizan el futuro de la educación superior a la luz de la actual pandemia
English (United Kingdom)
La Tríada: rectores analizan el futuro de la educación superior a la luz de la actual pandemia Imprimir E-mail

reunion-triada-mayo2020

Autoridades de la UC, el Tecnológico de Monterrey y la Universidad de los Andes de Colombia, se refirieron a los efectos de la pandemia por COVID-19, a las medidas implementadas por cada casa de estudios y también a las oportunidades que se abren en ámbitos como la educación a distancia. En la conferencia organizada por la consultora McKinsey & Company, participaron más de 1.000 personas vía Zoom. 

Una conferencia que tuvo como objetivo reflexionar sobre los alcances y desafíos a los que se ve enfrentanda la educación superior frente al impacto que está produciendo la pandemia por Covid-19 reunió a los rectores de La Tríada, alianza estratégica y de colaboración conformada por la Universidad Católica, el Tecnológico de Monterrey de México, y la Universidad de los Andes de Colombia.

“El futuro de la educación” fue el nombre de la sesión organizada por McKinsey & Company a través de la plataforma Zoom y en la que hubo más de 1.014 inscritos, entre los que se incluyen académicos, ejecutivos y profesionales de diversos países de América Latina. La actividad se dividió en grandes temáticas, entre ellas: el impacto de la pandemia en el quehacer de las universidades y cómo los planteles han debido lidiar con esta situación.

El rector Ignacio Sánchez inició la sesión destacando la rapidez con la que la Universidad Católica transitó hacia la educación a distancia cuando se comenzó a perder la trazabilidad del coronavirus en Chile. “La UC fue la primera universidad chilena que implementó a partir del 14 de marzo las clases a distancia, incorporando plataformas como Canvas y Zoom en las distintas carreras. Fue muy satisfactorio e impresionante ver cómo se pudo hacer esta implementación en un período de tiempo muy breve”, señaló. Diariamente se realizan en la universidad 2.500 conferencias, clases y reuniones a través de estas plataformas y participan cerca de 70 mil personas. 

Uno de los principales desafíos que se planteó inicialmente fue facilitar el acceso a internet y a dispositivos a aquellos estudiantes que no contaban con conectividad. Por otro lado, el rector Sánchez explicó que se instauró un sistema de trabajo a distancia para los profesionales y funcionarios de la institución. Asimismo, se readaptaron los presupuestos para asegurar el proyecto educativo de la UC y lograr que ningún estudiante se quedara sin poder continuar sus estudios por razones económicas.

En tal sentido, se abrieron nuevas líneas de postulación a beneficios y se postergaron pagos de aranceles universitarios. “Todo esto implica un esfuerzo financiero mayor, en un escenario que no sabemos cuánto va a durar, pero estamos muy esperanzados que vamos a salir adelante con todas las medidas que estamos adoptando”, agregó.

 

La experiencia en el TEC y la U. de Los Andes

El presidente del Tecnológico de Monterrey, Salvador Alva, explicó que la institución de educación superior mexicana fue una de las primeras en reaccionar frente a la pandemia en dicho país. “Nos propusimos accionar rápido. Definimos 14 procesos que había que atender para lograr la continuidad académica y nombramos a líderes para cada uno de esos procesos y en función de eso fijamos principios que nos permitió que la organización pudiera responder rápidamente”, afirmó.

Entre dichos principios, destaca la protección de la salud de la comunidad y la sociedad, la continuidad académica, la colaboración y la comunicación oportuna, el respaldo solidario a las familias de los estudiantes y también disponer todas las capacidades académicas y científicas del TEC para la sociedad. 

El rector de la Universidad de los Andes, Alejandro Gaviria, compartió que la institución colombiana decidió cambiar el sistema de evaluación académica, considerando las brechas digitales que existen entre algunos de sus estudiantes. Asimismo, se diseñó un sistema de admisión propio y se destinaron recursos de la universidad para ayudar a los estudiantes que enfrentan dificultades económicas. “También se ha realizado un esfuerzo importante en materia de investigación y conexión con la sociedad. A través de la importación de 100 mil kits de detección del coronavirus y en conjunto con la Secretaría de Salud de Bogotá, se ha implementado un proyecto de vigilancia activa para hacer estas pruebas”, comentó.

 

Impacto económico y adaptación a la educación virtual

Para enfrentar el escenario económico adverso que implica la pandemia, el rector Ignacio Sánchez compartió que se le ha pedido al Estado chileno que aumente las líneas de crédito con interés cero y le pueda ofrecer créditos flexibles a los estudiantes. “Lo peor que podría ocurrir es que exista un déficit de pago muy generalizado que ponga en riesgo la viabilidad de las instituciones de educación”, dijo. En ese sentido, explicó que las innovaciones en nuevas tecnologías y docencia no presencial también implica un costo para las personas más vulnerables, y el compromiso de las universidades debe ser el de asegurar dichos recursos.

En el caso del Tec de Monterrey, uno de los retos ha sido el desgaste psicológico que ha implicado la pandemia. “La disponibilidad de la tecnología ya estaba hace muchos años, y permitió que de manera muy rápida los profesores se conectaran, pero nos dimos cuenta que el tema serio no era la continuidad académica, sino que la salud mental”, afirmó Alva. Es por esta razón que la institución desarrolló el programa “Cuida tu mente” que ha permitido que la comunidad universitaria acceda a recursos de apoyo y actividades deportivas y culturales a distancia. 

El rector de la Universidad de los Andes compartió la apreciación de la autoridad académica mexicana frente al desgaste que ha generado el actual escenario en algunos alumnos y académicos. En tal sentido afirmó que hay espacios relevantes que la virtualidad no ha logrado reemplazar. “La vida universitaria no sólo es la acumulación de conocimiento, sino que también es un espacio de reflexión, que incluye el descubrimiento y la conversación colectiva, el generar un criterio propio. Añoro los espacios de encuentro e interacción en los campus. Es posible lograr algo de esto con la virtualidad, pero probablemente resulta más difícil”, señaló y agregó que todavía no hay una solución tecnológica expedita que permita reemplazar el contacto físico. 

 

Compromiso público

Entre los retos futuros de la educación, Salvador Alva destacó que “el sistema de educación actual es un modelo que data del siglo XVIII y no es incluyente. Los que tienen acceso son muy pocos, con modelos bastante caros”. El presidente del Tecnológico de Monterrey afirmó que “la tecnología puede ser una herramienta para ayudar a masificar el acceso a la educación”.

El rector Alejandro Gaviria coincidió en que si bien las universidades latinoamericanas han sido efectivas con respecto al aporte de conocimiento, investigación y en formar al capital humano, han tenido una respuesta ambigua frente a la movilidad social. “Hemos contribuido, pero también hemos perpetuado ciertos privilegios. No podemos seguir aumentando aranceles, tenemos que encontrar otras formas de financiar y también de operar, formas más austeras”, agregó. Entre las medidas mencionó programas de eduación más breves y también la posibilidad de que crecientemente los programas de postgrado se impartan en línea.

El rector Ignacio Sánchez destacó el compromiso social que están demostrando algunas universidades chilenas y que emerge especialmente en situaciones como las que plantea el COVID-10. La participación de los rectores de la Universidad Católica y la Universidad de Chile en la mesa social para enfrentar la pandemia, que agrupa también a ministros de estados, alcaldes y representantes del mundo de la salud, son un claro ejemplo de esto último. Así, a través de la investigación, del desarrollo de implementos y equipos médicos, y también protocolos éticos, propuestas y recomendaciones en materia de salud mental, economía y educación, las instituciones de educación superior contribuyen a la sociedad.  

“En situaciones de estallidos sociales y pandemias, ha quedado manifiesto que las universidades tienen un rol esencial en la sociedad, y tienen que estar a la altura para proyectarse a la sociedad, para servir y transferir el conocimiento que requiere el país y la región”, concluyó Sánchez.

Ver el video de la sesión de los rectores en conferencia organizada por McKinsey & Company

 

El Rector en la Prensa

Mapa del sitio

2020 | Pontificia Universidad Católica de Chile

Mesa central (56) (2) 2354 4000 - Correo: rectoria@uc.cl - Avda. Libertador Bernardo O'Higgins 340 - Santiago - Chile