Seguir la vocación Imprimir

Seguir la vocación

Para el rector Ignacio Sánchez escuchar la voz de lo que se quiere estudiar, aparece como el mejor camino para los miles de estudiantes que se inclinan por continuar su formación en la educación superior.  “Sin duda, la educación es la aventura más fascinante de la vida. Es un proceso de transformación personal que se desarrolla en comunidad, y por medio del cual, los jóvenes crecen y adquieren un vuelo propio”, afirma.

 

Esta semana miles de estudiantes rindieron la PSU, prueba estandarizada que, junto a las notas de educación media y al ranking de notas, entregarán los puntajes de postulación a las carreras.  Sobre ello reflexiona el rector Ignacio Sánchez en una columna publicada este jueves 29 de noviembre, en el especial Como Vivimos de El Mercurio.

Los intereses y la vocación, señala, harán que cada estudiante se incline por su propio camino, para de esta manera poder estudiar una disciplina específica y lograr experimentar una formación y crecimiento personal que los y las preparará para enfrentar los desafíos de un mundo en continuo cambio. En este sentido, apunta, la vocación -seguir la voz de lo que se quiere estudiar- aparece como el mejor camino a seguir.

“Sin duda, la educación es la aventura más fascinante de la vida”, dice. Porque, explica, se trata de un proceso de transformación personal que se desarrolla en comunidad, por medio del cual los jóvenes crecen y adquieren un vuelo propio -original, libre y creativo- con un gran impacto para la sociedad. “La experiencia de educación superior debe ser integral, amplia y multidisciplinaria”, afirma. Ya que, sostiene, las instituciones de educación superior son comunidades de estudiantes y profesores de diferentes generaciones que se conocen, enfrentan ideas y ejercitan el proceso de aprender a pensar. Así, “en las universidades se conoce el pasado, se analiza el presente y en especial se piensa el futuro del país. Se aprende a compartir, a trabajar en equipo, se fortalecen los valores del respeto y el diálogo y se desarrolla el compromiso público y la preocupación por los más vulnerables”, comenta.

Según el rector Sánchez,  la calidad de las universidades se basa en el aporte original de los estudiantes, ya que significan un estímulo para los docentes e investigadores. “Desde sus inicios, nuestras instituciones representan comunidades de estudiantes y profesores que se reúnen libremente para buscar la verdad, un saber que beneficie a la sociedad, con generosidad y sentido de país. El llamado a es seguir la vocación interior”, manifiesta.

INFORMACIÓN PERIODÍSTICA

Dirección de Comunicaciones