Rectores analizan el rol público del G9 en la educación superior Imprimir

rector g9nueve

Estos planteles  han tenido siempre un trato institucional desde el Estado como personas jurídicas de derecho público, afirman en una carta al diario El Mercurio. Sin embargo, dicen que hoy se pretende desconocer este aporte y se plantea una clara discriminación, favoreciendo abiertamente a las universidades estatales.

 

En el marco de la próxima tramitación en el Parlamento del proyecto de ley de reforma a la Educación Superior (ES), las máximas autoridades del G9 insisten en la importancia  del rol público de las universidades. El compromiso público -apuntan en una carta que publicó el diario El Mercurio este domingo 19 de junio- supera ampliamente la naturaleza jurídica de una institución; lo público va más allá de lo estatal, lo supera en beneficio de las personas.

La historia de la ES de Chile incluye a instituciones no estatales de función y vocación pública, con misión e identidad propia, que aportan al país en diversos aspectos de la sociedad. “Estas universidades, agrupadas en la Red G9, han tenido un liderazgo y rol indiscutible en el sistema de ES. Las cuales desde su origen están vinculadas a la ciudanía, que ha impulsado su fundación y desarrollo, especialmente en regiones. A su vez, tienen en el centro de sus preocupaciones a los territorios en que están insertas y a quienes los habitan”, apuntan.   

Debido a su contribución, los planteles del G9 han tenido siempre un trato institucional desde el Estado como personas jurídicas de derecho público, afirman los rectores.   Sin embargo, señalan que  hoy se pretende desconocer este aporte y se plantea una clara discriminación, favoreciendo abiertamente a las universidades estatales. “Si bien el Estado debe apoyar el desarrollo de sus instituciones, esto no puede ser a expensas de dañar al resto del sistema universitario de carácter público”, argumentan.

Ello, sostienen, sin perjuicio de una estrecha relación de nuestras universidades con los planteles estatales al interior del CRUCh, que se expresa, entre otros lazos, en más de 200 proyectos de ejecución conjunta, en investigación, transferencia tecnológica y redes en diversas materias. Asimismo, destacan que el aporte y calidad de las instituciones del G9 es extensamente reconocido por la sociedad, por los indicadores de acreditación de la CNA −siendo los más altos del sistema−, y por prestigiosos rankings nacionales e internacionales, como el QS, que una vez más distingue a cinco instituciones de nuestra Red entre las 50 mejores de América Latina.

“Esperamos que la reforma valore la historia y contribución de las universidades del G9, que aportan más de la mitad de los bienes públicos del CRUCh, en docencia de estudiantes vulnerables, investigación, formación avanzada de doctorado y compromiso con las comunidades del país. Confiamos en que aún existe espacio para que el proyecto recoja efectivamente una perspectiva que fortalezca de manera equilibrada el sistema de Educación Superior; constituyendo una real instancia para proyectar un nuevo Chile, con mayor equidad y oportunidades para todos”, agregan los rectores.  

 

Claudio Elórtegui, presidente G9, rector Pontificia  Universidad Católica de Valparaíso

Darcy Fuenzalida, rector Universidad Técnica Federico Santa María

Óscar Galindo, rector Universidad Austral de Chile

Ignacio Sánchez, rector Pontificia  Universidad Católica de Chile

Sergio Lavanchy, rector Universidad de Concepción

Jorge Tabilo, rector Universidad Católica del Norte

Diego Durán, rector Universidad Católica del Maule

Aliro Bórquez, rector Universidad Católica de Temuco

Christian Schmitz, rector Universidad Católica de la Santísima Concepción

 

INFORMACIÓN PERIODÍSTICA

Prensa UC